Jugar i jugar castellà


Nuevo Blog en jugarijugar.com
junio 20, 2014, 9:07 am
Filed under: Especial Jugar i Jugar
Nuestro-blog
Queridos amigos y amigas,
Estamos muy contentos de informaros que desde hoy tendremos un blog propio, integrado a nuestra página web. Ésta es la última publicación que hacemos en el WordPress, nos podéis continuar leyendo en el nuevo blog. Aquí os dejamos el enlace a nuestra primera entrada LOS DEBERES Y LAS VACACIONES.
Anuncios


¡Juguemos en las aulas!
mayo 28, 2014, 6:00 am
Filed under: Especial Jugar i Jugar

¿Conocéis Foldit? Es un videojuego rompecabezas en línea sobre el plegamiento de proteínas. En 2011 los usuarios registrados, jugando de manera colaborativa, resolvieron en tres semanas un problema sobre la estructura de una enzima asociada al virus del SIDA. Los científicos, utilizando métodos tradicionales, no lo habían logrado en 15 años.

Johan Huizinga publicó en 1938 un libro titulado Homo ludens donde afirmaba que el acto de jugar es consustancial a la cultura humana. No hay humanidad sin juego. Desde entonces se ha estudiado mucho la importancia del juego en el desarrollo humano; el juego ya no se considera cosa de niños, es una actividad humana imprescindible a cualquier edad. Ya hablamos de ello en el artículo El jugar no tiene edad, donde reivindicábamos el espíritu lúdico, un espíritu relacionado con la capacidad de aprender y emprender, con la libertad y la felicidad. El juego también tiene una capacidad productiva, como hemos visto con el ejemplo de Foldit.

Escola Can Manent (Cardedeu) “De mayor quiero ser un gran mago y hacerlo tan bien como Antonio Díaz, un mago joven que actúa en muchos sitios. ¡Quiero ser mago para que la gente se lo pase bien!

Esta enorme potencia creativa que tiene el juego no ha pasado desapercibida y desde diferentes campos (márqueting, economía…) se ha intentado aprovechar para objetivos propios a través de lo que en inglés se conoce como gamification y que nosotros llamamos gamificación o ludificación. También las nuevas tendencias pedagógicas han incorporado esta idea y han llevado el juego a la escuela, más allá de la etapa infantil, pero no siempre respetando el auténtico espíritu lúdico.

Nosotras creemos que el juego es la manera que tenemos los humanos de aprender. El aprendizaje escolar a menudo no tiene una utilidad inmediata y obvia, y el principal problema al que se enfrentan los maestros es el de la motivación. El juego, en cambio, es una tendencia natural del ser humano, lleva la motivación incorporada y despierta entusiasmo. Las emociones que se generan durante el juego contribuyen a un aprendizaje significativo. La gamificación en las aulas consiste en la recuperación de un instrumento tan antiguo como el juego para aprender de una manera más efectiva y divertida. Pero – ¡atención! – no convirtamos la gamificación en una técnica fría y centrada en puntuaciones, reglas y resultados que nos harían perder la capacidad liberadora y transformadora del juego.

 

"Mentre juguen els infants creixen i aprenen. El joc aporta una font inesgotable d’idees, de descobertes, d’iniciatives, de pensaments, on cada nen/a segueix el seu procés i ritme."

Escola Castellum (St. Julià de Ramis) “Mientras juegan, los niños y niñas crecen y aprenden. El juego aporta una fuente inagotable de ideas, de descubrimientos, de iniciativas, de pensamientos en los que cada niño/a sigue su propio proceso y ritmo.”

Si pensamos en el juego como una experiencia global que nos permite conseguir lo que queremos y que hacemos de manera totalmente voluntaria y movidos por nuestros propios intereses, entonces podremos constatar que aprendemos muchas cosas a lo largo de la vida mientras jugamos. Y, a diferencia de lo que hemos memorizado puntualmente para aprovar un examen, cuando hacemos un aprendizaje mediante la experiencia nos quedará grabado y lo habremos integrado para siempre.

Por todo lo dicho, este dia internacional del juego nos gustaría focalizar nuestra mirada en el derecho a jugar en la escuela. Niños y adolescentes pasan muchas horas en la escuela y creemos que acceder a los aprendizajes a través del juego debería ser un derecho. Para que esto sea posible hace falta que maestros y padres tengamos una mirada más amplia sobre lo que significa aprender y lo que significa el juego.

Escola Congrès Indians (Barcelona) "El Joc pot arribar a ser invisible però deixa una petjada inesborrable a l' ànima de l'infant."

Escola Congrès Indians (Barcelona) “El Juego puede llegar a ser invisible, pero deja una huella imborrable en el alma del niño/a.”

Queremos aprovechar para reconocer la labor de las escuelas y proyectos educativos que hacen posible el juego en el aula – tanto los que conocemos como los que nos quedan por conocer. Damos las grácias a aquellos maestros que, aún desarrollando su trabajo en un contexto educativo adverso, facilitan a los niños la posibilidad de expermientar, probar, equivocarse, volver a intentarlo… En definitiva, les permiten jugar y acceder al conocimiento a través de la experiencia.

Todas las imágenes y reflexiones a pié de foto de este artículo son un regalo de unos cuantos maestros de escuelas cercanas. Ojalá sirvan a aquellos a los que el corazón les empuja a hacer las cosas de una manera diferente en su aula, a los que quizá lo único que les falta es un pequeño empujón, una imagen inspiradora o una reflexión de un compañero que le diga que sí es posible..

Escola Castellum (Sant Julià de Ramis)

Escola Castellum (Sant Julià de Ramis)

Sònia Kliass dijo una vez en un curso de formación al que asistimos: “Ahora que está tan de moda la palabra ecología, haría falta una ecología del juego porque este sí que está verdaderamente en peligro de extinción”.

¡Deseando que el juego entre en las aulas, os deseamos un feliz Dia del Juego 2014!.

¡Juguemos en las aulas! es  un artículo que hemos preparado con la colaboración de Elena Ferro



15 DE MAYO. DIA INTERNACIONAL DE LAS FAMILIAS
mayo 15, 2014, 5:00 am
Filed under: Especial Jugar i Jugar

Día internacional de las familias,

¿Jugar o no con nuestros hijos?

La Asamblea general de las Naciones Unidas, el 20 de Septiembre del 1993 resolvió que el 15 de mayo se celebrara anualmente el día internacional de las famílias.

En un día como éste, nos apetece mucho reflexionar sobre un tema que con frecuencia comentamos con vosotros en nuestras charlas, se trata de si los padres y madres debemos o no, jugar con nuestros hijos.

Las dinámicas familiares han cambiado radicalmente en las últimas dos generaciones y desde que la mujer se ha incorporado de lleno al mundo laboral, las campañas que nos invitan a jugar con nuestros hijos han ido creciendo, como si jugar con ellos fuera una obligación o una fórmula para redimir consciencias o un método para compensar el tiempo que, por los motivos que sea, no estamos con ellos. Probablemente, jugar con nuestros hijos sea una manera fácil de acercarnos a ellos y de pasar un buen rato pero creemos que la clave está en saber separar muy bien nuestras necesidades de las de los niños y niñas.

La necesidad de un niño o una niña es jugar, es vital, tan necesario como comer o dormir, por eso, siempre que pueden juegan; ahora bien, jugar con adultos o con niños es muy diferente, al jugar con sus iguales pueden y deben aprender normas de juego y de relación y tienen más posibilidades de ser ellos mismos y explayar el juego a su máxima dimensión. Cuando un niño juega a espadas con un amigo, los dos sabrán cómo y cuándo hay que caer, que gritar, que esconderse…. Si preguntáis a un niño con quién prefiere jugar, casi siempre elegirá a otro niño o niña.

 

flickr timsamoff

Foto de flickr timsamoff

Los adultos también somos capaces de jugar con ellos, pero en muy pocas ocasiones bajamos a su nivel para permitir que sean ellos los que dirijan el juego, nos cuesta entregarnos al 100%. Muy probablemente acabaremos imponiendo nuestras normas y decidiremos el momento en el que hay que acabar, porque otras tareas (cena, lavadoras, compra…) están ocupando nuestra mente desde que empezamos a jugar. Por este y otros motivos, es muy frecuente que un juego entre adultos y niños acabe en enfado. En cambio, cuando los niños se enfadan con sus amigos todo es mucho más liviano, mucho menos transcendental.

Otra cosa que suele ocurrirnos con frecuencia es que jugamos sin ganas, nos comemos la sopa de piedras que nos han servido mientras estamos pensando que estar sentado en la sillita mini del Ikea es muy incómodo y pedimos que nos sirvan el segundo plato, los postres y el café al mismo tiempo, para acabar rápido con el juego.

Que esto nos ocurra no debería preocuparnos, es bastante natural, nosotros somos adultos, ya hemos jugado a espadas, caballeros y cocinitas miles de veces y no tener ganas de ese tipo de juegos es natural y normal.

Los que hoy somos padres seguramente no recordamos haber jugando con nuestros padres cuando éramos niños, pero en cambio, tenemos un bagaje importante de juego con nuestros hermanos, primos, amigos, vecinos, etc.
Quizás la reflexión que debamos hacernos está justamente aquí, en observarnos como padres y darnos cuenta de que involuntariamente, les estamos robando el placer de jugar con sus iguales y a cambio están recibiendo algo mucho menos rico.

Nuestro deber como padres es facilitar el juego libre de nuestros niños y niñas, una actividad que tiene múltiples beneficios y que es sumamente importante, y a partir de cierta edad, debemos facilitar también que se encuentren sin vigilancia adulta con sus amigos y darles libertad y tiempo para que, en definitiva, puedan ser niños y niñas.

¿Y nosotros? Pues nosotros también tenemos derecho a jugar, a mantener vivo el espíritu del juego, pero para ello no es necesario tomar sopas de arena cada día.

Cambiar las dinámicas familiares no siempre es fácil, las campañas publicitarias e incluso de profesionales recomendando jugar con nuestros hijos nos ponen una fuerte presión, pero Jugar con ellos es una decisión que en todo caso debería estar
libre de juicios. No querer jugar nunca debería crearnos un sentimiento de culpabilidad.

 

jugarijugar. dia INT

Foto de jugarijugar

Compartir tiempo con nuestros niños y niñas es muy importante, pero hay muchas maneras más naturales, que nos saldrán del corazón y que nos permitirán conectar con ellos: Cocinar, escucharlos, explicarles cómo nos sentimos, contarles cuentos, hacer excursiones que nos permitan vivir experiencias juntos o regalarles historias de nuestras propia infancia es algo que les encanta y todo eso formará parte de sus recuerdos y les dará la base y el concepto del significado de la palabra familia.

 



Noche de Reyes, la noche mágica.
diciembre 23, 2013, 10:05 pm
Filed under: Especial Jugar i Jugar | Etiquetas: , , ,
Foto de "tea on the moon"

Foto de “tea on the moon”

Se aproxima una de las épocas del año más bonitas para los niños: la Navidad y, especialmente, la Noche de Reyes. Muchas familias empiezan ya en estas fechas a darle vueltas al tema de los regalos: algunos niños ya escriben la carta y los padres y las madres se enfrentan al dilema de escoger los juguetes más adecuados, los que producirán mayor ilusión, los que serán recordados con nostalgia años después. Sí, la elección de los juguetes es muy importante. Pero nosotras pensamos que la magia de estas fechas recae sobre todo en otros factores que a veces nos pasan desapercibidos. Lo más importante de la Noche de Reyes no es dar respuesta a una lista de regalos pedidos por los niños sino la construcción de unos recuerdos llenos de momentos especiales, sensaciones inolvidables y detalles que van mucho más allá de lo que es puramente material.

Nuestros hijos no recordarán al cabo de los años todos los juguetes que recibieron. Quizá recordarán algunos en concreto, que irán ligados a experiencias importantes o a etapas madurativas clave. Pensemos qué juguetes recordamos nosotros mismos de nuestra infancia: quizá una bicicleta, un juego de construcción, un circuito de coches, una muñeca especial… No sabemos cuales serán los juguetes que permanecerán en la memoria de nuestros hijos el día de mañana. Pero lo que sí quedará grabado para siempre es el tiempo y el amor que dediquemos a rodear aquella Noche Mágica de pequeños gestos y detalles. Se trata de adoptar una actitud que puede llegar a transformarnos como personas y a cambiar, incluso, nuestra escala de valores, porque preparar una Noche Mágica implica dedicación, un gran trabajo de observación, mucha generosidad y una buena dosis de ilusión.

Algunas ideas:

– Cocinar juntos unas galletas para la cena de los Reyes.

– Ir a esperar a los Reyes con unos farolillos hechos a mano para la ocasión.

– Música sonando cuando nos levantemos de la cama, la mañana de Reyes.

– Encontrar tres vasos antiguos que los Reyes han usado durante la noche y que se han dejado olvidados en la mesa de nuestra cocina.

– Restos de incienso o mirra por los rincones.

– Una cabaña hecha con una sábana vieja y con los regalos dentro.

– Huellas de los Reyes y de sus camellos en el pasillo de casa.

– Una nota escrita por el paje real con letra enrevesada encima de la mesa.

Quizá conozcáis la preciosa historia de J.R.R. Tolkien que, durante más de 20 años, escribió cartas de Papá Noel para sus hijos (desde que el mayor tenía 3 años hasta que la más pequeña cumplió los 14). Tolkien creó para sus hijos un mundo mágico, habitado por Papá Noel, su secretario, el Oso Polar del Norte, elfos, gnomos, muñecos de nieve y muchos otros personajes. Las cartas iban escritas con una caligrafía muy cuidada e ilustró él mismo las cartas con una constancia y dedicación admirables. La correspondencia entre los hijos de Tolkien y Papá Noel no se interrumpió ni siquiera durante la Segunda Guerra Mundial.

Nosotros quizá no tengamos las habilidades literarias de Tolkien, pero podemos poner en juego nuestra imaginación para regalar a nuestra familia unos momentos de magia que, como todo lo bueno de la vida, son gratis.

¡Felices fiestas y que paséis una preciosa Noche de Reyes!

Carmen y Claudia

Texto de Jugar i Jugar con la colaboración de Elena Ferro



Recuperar las calles como espacio de juego
mayo 27, 2013, 10:52 pm
Filed under: Especial Jugar i Jugar

tonucci

¿Dónde están los niños cualquier día entre las 5 y las 8 de la tarde? Algunos en casa, otros haciendo extraescolares y otros en el camino para empezar a hacerlas. Encontraremos pocos niños solos por la calle, y si encontramos alguno seguramente pensaremos que sus padres son irresponsables e inconscientes.

Pero lo cierto es que cuando los niños superan los 7 años, necesitan más autonomía y privacidad para jugar. Antes era la edad en que empezaban a salir a jugar solos en la calla. Actualmente, como la calle se considera peligrosa, es la edad en que empiezan a pedir que sus amigos vayan a casa a jugar. También es la edad en que los padres, si no lo han hecho ya, comiencen a buscar todo tipo de extraescolares para hacer de las tardes un rato ocupado, divertido y provechoso. Y también es el momento en que si los padres no encuentran una actividad lo suficientemente atractiva, los niños empiezan a aficionarse a los juegos virtuales, que más adelante les permitirán “relacionarse” y “jugar en equipo” con otros niños.

Entre los 8 y los 11 años, los niños y niñas tienen muchas capacidades adquiridas a nivel social, corporal y madurativo. Tienen unos gustos bastante definidos y suelen saber qué quieren hacer y con quién quieren hacerlo. También están cargados de energía y en pleno crecimiento. Al cuerpo de un niño de estas edades le hace falta movimiento y su organismo necesita poner en funcionamiento las habilidades que ha ido adquiriendo a lo largo de los años previos. Asistir a una extraescolar en la que pueda llevar a cabo un deporte es muy positivo a nivel corporal. Pero… ¿y las competencias sociales? ¿y su proceso madurativo personal? ¿y su autonomía?

Hicimos un pequeño experimento y asistimos como observadoras a diferentes tipos de extraescolares para niños y niñas de 6 a 10 años: fútbol, básquet, patinaje artístico, danza contemporánea y clases de música. Lo que nos interesaba observar era si los niños podían poner en práctica sus competencias sociales mientras practicaban alguna de estas actividades bajo la dirección y observación de su maestro o entrenador.

Observamos que los niños con frecuencia intentaban tener conversaciones y jugar con sus compañeros, pero normalmente era invitados a no distraerse y a centrarse en aquello que se tenía que hacer. Al acabar la actividad, la dinámica cambiaba y la mayoría de niñas y niños empezaban a hablar, a hacer bromas y en algunos casos a jugar, hasta que llegaban los padres, normalmente con cierta prisa por ir a casa a hacer deberes, cenas, etc.

futbol

Hablando con los propios niños y niñas, algunos nos compartieron cosas valiosas y muy interesantes como: “A mi me gusta jugar a básquet, pero no me gustan nada los entrenamientos”, “A mi me encanta bailar, pero es muy aburrido ensayar desde el mes de marzo la coreografía que haremos en el festival de fin de curso” o “Yo quiero aprender a tocar la guitarra tocando canciones, no repitiendo mil veces lo mismo”.

En respuesta a eso, los adultos podemos hacer la lectura políticamente correcta de que hace falta entrenar si quieres jugar bien, hay que practicar mucho si quieres tocar bien la guitarra, hay que comprometerse a acabar una actividad que ya esta pagada y, en definitiva, que sin esfuerzo no vamos a ningún sitio y seguramente es cierto. Pero no debemos olvidar que esfuerzo y sufrimiento no son sinónimos.

Nosotras creemos que los niños empiezan demasiado pronto a hacer extraescolares, antes de haber podido experimentar sin presión diferentes actividades para saber qué aptitudes e intereses tienen.

Hasta hace no muchos años, los niños tenían ocasión de llevar a cabo esta experimentación con otros niños y niñas de diferentes edades en la calle, en la que podían cambiar libremente de actividad y no estaban ligados por normas ni horarios. Una vez descubierto el interés, con 9, 10 u 11 años, podían apuntarse a una extraescolar y perfeccionar su talento con esfuerzo pero sin sacrificio, porque la motivación por hacer la actividad ya había llegado intrínsicamente (es decir, que salía desde dentro y no era impuesta desde fuera).

joc carrer

Pero ésta no es la principal ventaja de jugar en la calle. Jugando en su propio barrio los niños pueden decidirlo todo:

1. A qué juegan.
2. Con quién juegan
3. Cuánto tiempo juegan
4. Iniciar discusiones y acabarlas pacíficamente (y a veces no tan pacíficamente).
5. Enfrentarse con adultos por alguna travesura.
6. Asumir riesgos a su medida.
7. Tener conversaciones privadas y profundas sobre preocupaciones propias de su edad.
8. Explorar con los límites.
9. Ejercitar su cuerpo con esfuerzo pero sin sufrimiento.

niños jugandoFoto de Mitya Ku

La cantidad de competencias y habilidades que hay que poner en práctica mientras se juega en la calle es muy larga y seguramente nos dejamos cosas importantes, pero lo que es evidente es que permite hacer una cosa vital para la supervivencia de cualquiera: conocerse a uno mismo, conocer los propios límites y capacidades, y ponerlos en práctica.

sunjournalFoto de sunjournal

¿Y qué pasará con nuestros niños de ahora, tan protegidos, tan en casa y asumiendo tan pocos riesgos? Quizás haga falta echar una ojeada a nuestros adolescentes, que con frecuencia llegan a la adolescencia inmaduros y con una falta de experiencias que habrían sido vitales para su desarrollo. Cometemos un error muy grande pensando que cuando sean grandes ya se espabilarán y serán más maduros y tendrán la capacidad de asumir riesgos sin estamparse, nos equivocamos si no entendemos que han de poder poner antes en práctica las competencias que les permitan afrontar la vida con más seguridad y madurez. Sino, llegan a la adolescencia y entonces los lanzamos al vacío y les pedimos una autonomía que no han desarrollado. O por el contrario, continuamos intentando sobreprotegerlos mientras ellos se revelan contra el exceso de control y se atreven con experiencias límite para las cuales no están preparados. Cuando nos encontramos un adolescente “difícil”, hay que revisar cuales fueron sus vivencias con 8, 9, 10 años…

Es una realidad complicada, pero solo los padres y madres podemos cambiarla. Hay que revisar nuestros miedos, ponerles nombre y trabajar con datos reales: ¿quizás hablamos con demasiada ligereza de secuestros, de peligro en las calles?. Decimos que los niños de ahora ya no son tan espabilados y responsables… ¡como si no fuera responsabilidad nuestra que lo sean!

niñasFoto de Mitya Ku

Excusas podemos encontrar debajo de las piedras, pero lo que esta claro es que quienes debemos ponernos manos a la obra somos las familias porque los políticos no harán nada mientras no exista un cambio y una demanda social. Todos tenemos el derecho y la necesidad de poder circular con libertad y seguridad por nuestras calles y los niños deben poder ejercer su derecho a jugar en su barrio, y tienen derecho a hacerlo con seguridad y con autonomía. Eso no es solo necesario para el bien de nuestros hijos: ver a niños jugando en las calles es garantía de salud del barrio y de bienestar para todos los miembros de la comunidad.

Las propuestas de Francesco Tonucci recogidas en el libro La Ciudad de los Niños pueden ser un buen principio si tenéis ganas de hacer cosas a nivel de barrio.

Pero quizás todo empieza por sacudir nuestros miedos y si nos es posible, dejarlos ir solos caminando hasta la escuela, o desapuntándolos de la actividad que menos les gusta para dejar un día libre que permita quedar con unas cuantas madres y padres a la salida de la escuela y proponerles recoger a los niños en otra plaza un par de horas más tarde…

roberto

Foto de Roberto Verzo

Alguien robó a los niños el derecho de ocupar sus calles para jugar y los padres y madres lo hemos aceptado. Ahora, toca volver a normalizar el juego en las calles.



Charla gratuita y Show Room en Madrid
noviembre 15, 2012, 11:06 am
Filed under: Especial Jugar i Jugar

Charla gratuita y Show Room en Madrid

Queridas familias y amigos,

Este año, por primera vez, organizamos una Show Room de Jugar i Jugar en Madrid, una cita pensada para quienes buscáis materiales diferentes, donde podréis ver y tocar, descubrir, preguntar, y hacer pedido con nuestro asesoramiento personalizado.

Será una sesión especial

Charla gratuita. La importancia del juego y los materiales que lo acompañan.

Presentación de productos.
Descuento del 5% en todas los pedidos realizados durante la sesión.

23 y 24 de novembre

Salón principal de Grey Elephant

Las sesiones serán en los siguientes horarios:

Viernes 23 de Noviembre

Tarde 17:00 – 19:00hrs .

Sábado 24 de Noviembre

Mañana 10:30 – 12:30hrs

Tanto por el contenido de la charla, como por la exposición directa de materiales, las sesiones están destinadas exclusivamente a los adultos.

Plazas limitadas

Reservas: Debéis enviar un mail a claudia@jugarijugar.com con el asunto Deseo asistir a la charla en Madrid proporcionando la siguiente información:

Nombre:
Teléfono de contacto:
Vendré a la presentación dentro del hoario:
Tengo especial interés en ver juguetes para _______ años de edad.
Los 3 productos Jugar i Jugar que querría conocer físicamente son:
1)
2)
3)



Ganadora del Sorteo Día Internacional del Juego
junio 6, 2012, 9:00 am
Filed under: Especial Jugar i Jugar

¡Ya tenemos ganadora!

La recepción de fotografías para entrar en el Sorteo del Día Internacional del Juego se cerraron el lunes 4 de junio a las 20:00. Esta mañana hemos realizado el sorteo y ha ganado la foto número  146 que corresponde a…

TAMARA

Foto 146 - Tamara -

Foto 146 – Tamara –

¡Enhorabuena Tamara! y gracias a todos por participar.
Ha sido genial ir recibiendo vuestras imágenes y constatar lo bien que os lo habéis pasado.

Aquí os dejamos un  álbum con muchas de las fotos que recibimos, confiamos plenamente en que servirá para contagiar en otras personas vuestro espíritu juguetón.

En breve nos pondremos en contacto con la persona ganadora.
———————————————————————————————–
Hemos realizado el sorteo a traves del generador de numeros al azar http://www.random.org