Jugar i jugar castellà


Juego de Calidad en el Campus Mundet
marzo 29, 2012, 9:00 am
Filed under: Crónicas del juego

Juego de Calidad en el Campus Mundet – Barcelona.

Recientemente estuvimos en el Campus Mundet de la Universidad de Barcelona para realizar un taller de Juego de Calidad con alumnos y profesores de Educación Infantil.

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Hace tiempo que realizamos estos talleres y la experiencia nos ha permitido ganar confianza y con facilidad variamos los formatos para adaptarlos a los participantes. En esta ocasión, iniciamos la jornada con una pequeña introducción y una dinámica divertida que nos colocó a todos en una situación dispuesta al juego.

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Fueron dos sesiones con mucha participación y riqueza de juego:

Juegos simbólicos…

Campus Mundet  - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Construcciones atrevidas y cambiantes…

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet  - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Construcciones arquitectónicas…..

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Juegos de mesa, puzzles, mandalas….

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Torres altísimas….

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Y por supuesto, no podían faltar los juegos de movimiento…

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Campus Mundet - Barcelona

Construcciones, muñecas, cocinitas, tiendas, mandalas, pinturas, patinetes, balancines, cuerdas… un amplio abanico de posibilidades para elegir y disfrutar de un rato de juego libre e imaginativo.

Estos talleres son una pequeña semilla que permite a profesores y adultos acompañantes acercarse al niño o la niña que fueron y el resultado de este acercamiento es enormemente positivo y revelador.

En otra ocasión ya habíamos mencionado que los maestros y educadores desarrollan una tarea extraordinariamente delicada, puesto que acompañar a niños y niñas en sus procesos de desarrollo implica un conocimiento profundo, no sólo de los propios niños, sino también de ellos y ellas mismas.

De corazón, gracias por invitarnos y por vuestra participación y aportaciones frescas y entusiastas. ¡Os deseamos muchos y muy buenos ratos de juego!



La estética en la escuela
marzo 22, 2012, 10:00 pm
Filed under: Propuestas Jugar i Jugar

Para nosotras ha sido un placer colaborar en la elaboración de este artículo. El resultado no podía gustarnos más y nos apetece mucho compartilo con vosotros.

Kireei, 21 de marzo de 2012

La estética en la escuela

Si crees que rodearse de cosas bonitas no es una frivolidad y que la estética no es solo una cuestión de forma sino de fondo, no un tema superficial sino una declaración de principios de largo alcance, entonces estarás de acuerdo en que esto también es cierto para los niños.

Decía Francesco Tonucci en una reciente conferencia que la escuela debería proporcionar un entorno rico, que solo entrar allí fuera ya un acto educativo, y que los espacios deberían ser adecuados con el mismo criterio y cariño con el que decoramos nuestras casas. Todos nos sentimos mejor si nuestra casa nos parece bonita, siempre es más agradable trabajar en un entorno acogedor y, sin duda, todos intentamos personalizar y mejorar los espacios en los que nos movemos.

Escola Congrés Indians

Escola Congrés Indians

Después de oir a Tonucci decido hablar con las dos personas que más saben de juego infantil que conozco para preguntarles acerca de la importancia de la estética en los juguetes – que, al fin y al cabo, son las herramientas de trabajo de los niños – y en los espacios de juego y aprendizaje.

Carmen y Claudia, de Jugar i Jugar, me explican que la estética de los juguetes es importante: “Tienen que ser agradables a la vista, sin colores estridentes y preferiblemente de materiales naturales. Esto liga con la funcionalidad, porque una estética simple cede el protagonismo al niño. Además, la estética es importante por dos motivos más. Uno, igual que hacemos los adultos, es más fácil tratar con cuidado y aprecio aquellos objetos que nos gustan. Y dos, si a nosotros nos gustan los juguetes de los niños, transmitimos un respeto y cariño hacia estos objetos que harán que ellos los vean con otros ojos y los vivan y jueguen de otra manera.”

Foto de Jugar i Jugar

Foto de Jugar i Jugar

También insisten en la importancia de la disposición de esos juguetes en el espacio, en función de cuatro criterios principales:

– El orden: “Es la base de un espacio armónico, y facilita que los niños se puedan responsabilizar de él y mantenerlo con autonomía. Tres son los elementos clave: la cantidad (limitada), la facilidad para ordenarlos y la disposición.”

– La flexibilidad: “Los espacios deben adaptarse a las necesidades de los niños y adultos que los habitan. La flexibilidad facilita plasticidad en la actitud y la generación de ideas. Un espacio flexible nos habla de personas flexibles a su cargo”.

– La autonomía: “Poder acceder a los materiales libremente permite satisfacer la necesidad interna de exploración, descubrimiento y aprendizaje de los niños y niñas. De esta forma no solo respetamos sus necesidades sino que además favorecemos un aprendizaje mutuo, porque el profesor o acompañante recibe constantemente mensajes de las necesidades de los niños”.

– Diversidad de materiales: “Dentro del aula deberíamos poder encontrar materiales de diferentes áreas de interés o incluso de exigencias curriculares. También es importante mencionar que de una misma área conviene que haya al menos dos o tres materiales distintos porque no todos los niños responden igual a todos los materiales.”

Escola Congrés Indians

Escola Congrés Indians

Esto, que es válido para casa, me lo cuentan pensando en la escuela y me resumen así su visión de la importancia de la estética en ese espacio:

“Cuando entramos en un aula, igual que cuando entramos en una casa, podemos recibir mucha información de las personas que viven en ella. En el aula lo vemos por el tipo de materiales, la decoración, el orden, la disposición del mobiliario, los trabajos infantiles expuestos, el uso de mesas y sillas…

Espacios y materiales no son indiferentes ni para los niños ni para los adultos. Sabemos que las características de los materiales influyen en el aprendizaje, en las conductas, las relaciones, las sensaciones y sentimientos que se despiertan.

Los niños y niñas aprecian lo mismo que los adultos: espacios amplios, bien ventilados, luminosos, no cargados. Cuando un espacio respira y es agradable los niños se encuentran mejor y pueden concentrarse más rato

Diferentes pedagogías que han hecho un trabajo profundo al respecto basan buena parte de su filosofía en la importancia de los espacios. Así, la pedagogía Reggiana nos habla de espacios para ser y estar. En la pedagogía Waldorf, el contacto con la naturaleza es importante, y también dan valor a los materiales hechos por los propios niños, maestros y padres. Para la pedagogía Montessori, la autonomía de los niños en los espacios es uno de los principios más importantes.”

Escola Congrés Indians

Escola Congrés Indians

Decidida a comprobar la aplicación práctica de estas teorías, me pongo en contacto con Astrid Ruiz, directora de la Escola Congrés-Indians, una escuela pública de educación viva y activa. Esta escuela, que actualmente está en barracones a la espera de tener lista su ubicación definitiva, no ha abandonado por ese motivo los criterios estéticos a la hora de acondicionar sus espacios. Por el contrario, es un elemento imprescindible en su proyecto educativo, que se centra en un acompañamiento respetuoso y una atención exquisita a los aspectos emocionales. La escuela, que este curso tiene alumnos de P3 y P4, se organiza por ambientes libres (arte, laboratorio de los sentidos, juego simbólico…) y talleres (agua, lenguaje matemático, música…). En su breve experiencia de dos cursos han podido constatar que el funcionamiento ha mejorado y que las cosas fluyen mejor este segundo año pese a tener el doble de alumnos. ¿Una diferencia? La mejora en la disposición de los espacios y los materiales.

Visito los ambientes en funcionamiento durante la entrada relajada de la mañana, en que niños y padres circulan por la escuela como si estuvieran en casa, en un ambiente calmado, familiar y agradable, muy lejos del bullicio apresurado o del silencio obligado que solemos asociar al inicio de las clases. De hecho, no hay clases, hay solamente unos espacios bonitos, muy pensados, con “provocaciones” que invitan a la exploración, a la acción, a la reflexión. La decoración y la disposición de materiales y mobiliario es un reflejo de la filosofia subyacente.

Uno de los espacios que más me impresionan es L’Atelier della luce, donde se puede experimentar con las posibilidades creativas, artísticas, técnicas y científicas de la luz.

Escola Congrés Indians

Escola Congrés Indians

Isabel Rodríguez, la maestra responsable del ambiente, me escribe esta reflexión:

“Cuando hablamos de estética en el contexto de nuestra comunidad educativa nos referimos, obviamente, a preparar espacios amables, funcionales y ricos tanto para las familias, como para los trabajadores del centro y, por descontado, para los niños y las niñas. En este sentido, hablar de estética en la escuela es incorporar un compromiso ético con la dignidad de las personas que la habitan. Pero también es una responsabilidad pedagógica que permite a los niños y niñas establecer diálogos propios y particulares con los elementos del entorno. Para ello es imprescindible la sorpresa, la provocación y la novedad que dispone y ordena la estética.

Es de justicia decir que la inspiración viene dada de la visita que hicimos a las escuelas maternales e infantiles de Reggio Emilia promovidas por Loris Malaguzzi, los textos de Alfredo Hoyuelos y el apoyo y asesoramiento de Paola Soggia que fue un soplo de aire fresco para el planteamiento de una de las bases fundamentales de nuestra metodología: los ambientes de trabajo y circulación libre.

Asumir la estética como parte propia y elemento de identidad de nuestra cultura escolar ha permitido a los niños y niñas explorar los elementos con asombro, deteniéndose en los detalles y dando alas a la capacidad innata de la infancia de maravillarse con la vida siendo ellos, ahora, los que no nos permiten dormirnos pues, tal como me dijo una niña, hace pocos días ante una alfombra dañada, “Isabel, has de cambiarla porque necesitamos algo más bonito”.”

Salgo de la escuela con una sensación de bienestar y relajación. Ahora entiendo mejor algo que leí en el blog Cafè Pedagògic: “No se trata de generar belleza porque sí, sino de entender que la belleza es un derecho fundamental del ser humano y que afecta a su estado de ánimo y a su psicología.” Así, la belleza se convierte en un “raggio di luce” tras el cual vendrá una nueva manera de mirar las cosas, de aprender, de vivir.

Escola Congrés Indians

Escola Congrés Indians

Gracias a Carmen y Claudia, de Jugar i Jugar, y a Astrid e Isabel, de la Escola Congrés-Indians, por el asesoramiento para la elaboración de este artículo así como por el entusiasmo y dedicación que ponen en su trabajo.

Todas las fotos excepto la segunda (que pertenece al catálogo de Jugar i Jugar) han sido cedidas por la Escola Congrés-Indians y reflejan algunos de sus ambientes.



A Jugar con el bastón
marzo 16, 2012, 1:11 pm
Filed under: Delicatessen

A Jugar con el Bastón Gianni Rodari

Foto de veyis Polat

Foto de Veyis Polat

Un día el pequeño Claudio jugaba en el zaguán, y por la calle pasó un anciano con los lentes de oro, que caminaba encorvado, apoyándose en un bastón, y precisamente delante del portón se le cayó el bastón.
Claudio fue presuroso a recogérselo y se lo dio al viejo, que le sonrió y dijo:
-Gracias, pero no me sirve. Puedo caminar muy bien sin él. Si te gusta, te lo regalo.
Y sin esperar respuesta se alejó, y parecía menos encorvado que antes.
Claudio permaneció allí con el bastón entre las manos sin saber qué hacer.
Era un bastón común de madera, con el mango curvo y la punta de hierro, y no se notaba nada más especial. Claudio golpeó dos o tres veces la punta en el suelo, después, casi sin pensarlo montó en el bastón y he aquí que no era más un bastón, sino un caballo, un maravilloso potro negro con una estrella blanca en la frente, que se lanzó al galope alrededor del patio, relinchando y haciendo salir centellas de los guijarros.
Cuando Claudio, un poco maravillado y un poco asustado, logró poner el pie en el suelo, el bastón era nuevamente un bastón, y no tenía cascos sino una sencilla punta oxidada, ni crines del caballo, sino el mismo mango encorvado.
-Quiero probar de nuevo -dijo Claudio, cuando logró recobrar el aliento.
Montó de nuevo el bastón, y esta vez no fue un caballo, sino un solemne camello con dos jorobas- y el patio era un inmenso desierto para atravesar, pero Claudio no tenía miedo y observaba desde lejos, para ver aparecer el oasis.
– «Ciertamente es un bastón encantado», se dijo Claudio, montándolo por tercera vez.
Ahora era un automóvil de carreras, todo rojo con el número escrito en blanco sobre el capó, y el patio una pista ruidosa, y Claudio llegaba siempre el primero a la meta.
Después, el bastón fue una motonave y el patio un lago con aguas tranquilas y verdes, y después una nave espacial que surcaba los espacios, dejando tras de sí una estela de estrellas.
Cada vez que Claudio ponía el pie en tierra el bastón tomaba su aspecto pacífico, el mango lúcido, el viejo herrete. La tarde pasó rápida entre aquellos juegos.
Hacia la noche Claudio se asomó hacia la carretera, y he aquí que ve al viejo con los lentes de oro.
Claudio lo observó con curiosidad, pero no pudo ver en él nada de especial: era un viejo señor cualquiera, un poco cansado por el paseo.
-Te gusta el bastón?, preguntó sonriendo a Claudio. Claudio creyó que se lo pedía, y se lo alargó, enrojeciendo. Pero el viejo hizo señal de que no.
-Tenlo, tenlo, dijo. ¿Qué hago yo con un bastón? Tú puedes volar, yo sólo podré apoyarme. Me apoyaré en el muro y será lo mismo.
Y se fue sonriendo, porque no hay persona más feliz que el viejo que puede regalar alguna cosa a un niño.



El Juego
marzo 8, 2012, 9:00 am
Filed under: Nos gusta

 

Foto por Loyal O.A.K.

Foto por Loyal O.A.K.

Albert Pla Nualart es Lingüista y Escritor. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones.

“El Juego” recoge una serie de reflexiones muy valiosas sobre el Juego de los niños y niñas. Suscribimos íntegramente sus palabras.

Diari Ara,7 de Enero de 2012.

El Juego

Es como un ensayo de la vida, una preparación que nos hace fuertes para soportar todo tipo de frustraciones y dificultades. Haciendo uso de la imaginación, nos pone ante situaciones insólitas y nos obliga a afrontar retos que la cotidianidad no es capaz de plantear.

A diferencia de un trabajo, es gratuito. No obtenemos ningún beneficio material y, sobre todo, no lo hacemos por obligación. “¡Juega!” Es una demanda imposible porque el juego nace de la espontaneidad igual que toda fuerza creativa.

Solo jugamos cuando nos sentimos mínimamente protegidos y estimados, y es quizás la actividad que más entrena para ser feliz, porque genera comunicación, confianza, y alegría y espanta los malos espíritus que incuban la depresión.

Tiene unas fronteras invisibles de tiempo y espacio y unas reglas tácticas. Crea un universo paralelo donde todo tiene sentido y, como sabemos quiénes somos y qué debemos hacer, vivir se vuelve una aventura emocionante que exorciza miedos y conflictos creando complicidades. Hoy, tras la noche de Reyes, debería ser una actividad dominante, pero la progresiva intrusión de los adultos en el espacio de la infancia hace que algunos niños y niñas hayan perdido el ánimo.

Cuando un juguete es tan inteligente que solo permite jugar tal como él manda, pasa a ser un producto de consumo que deja un intenso sabor de insatisfacción.

No puede haber ocio creativo sin un aburrimiento previo que vuelva a conectar a cada niño con sus deseos. Nada puede ser mágico si no ha sido largamente incubado. El peor enemigo del juego es la saturación de estímulos.



marzo 4, 2012, 8:08 pm
Filed under: Crónicas del juego

Crónicas del juego

¡Hasta pronto!

Hoy, una breve entrada para despedirme, desde el otro lado de la pantalla.

Son curiosos estos vínculos que establecemos sin voz, ni mirada, ni presencia, pero en cambio con esta proximidad invisible entre quienes escribimos y quienes leéis regularmente un blog o una web. A veces, parece magia.

Estos dos años he crecido con Jugar i Jugar, y he aprendido bastante acerca dels juego, los materiales, los procesos evolutivos de los niños. Pero sobre todo, participar en este proyecto ha sido una aventura creativa y feliz. Haciendo de redactora y editoria, he puesto palabras a los contenidos, convencida de que las palabras dan forma al alma de las cosas.

Y las cosas de Jugar i Jugar, merecen la pena.

I les coses de Jugar i Jugar, valen molt la pena.

Fotos de R. Hillera

A partir de ahora, podréis leer la web, el blog y las comunicaciones con la voz de Claudia y Carmen. A uno y otro lado de las pantallas, os deseo un camino largo, lleno de propuestas y materiales, de pasión y de juego.

Os dejo una pequeña pieza, pura inspiración y alegría, con un puñado de intenciones sencillas, aquí servidas con la fantástica New Soul de Yael Naim.

¡Hasta pronto, amigos!

Anna Ortiz