Jugar i jugar castellà


octubre 27, 2011, 1:55 pm
Filed under: Delicatessen

Delicatessen

Los juegos de los niños

Kheel Center

Josep Puig i Pujades (Figueres 1833-Perpinyà 1949), escritor y activista cultural, fue alcalde de Figueres (Girona), Comisario Delegado de la Generalitat de Catalunya y Consul de la República Española en Lyon. Se exilió a Francia en 1939.

“Los juegos de los niños” recoge una reflexión entorno al juego infantil y una propuesta de actuación municipal; se publicó en “L’Autonomista” en abril de 1933.
Diari de Girona, 9 de octubre de 2011.

Los juegos de los niños

Desde el punto de vista biológico y social, el juego aparece como un hecho importante, que permite clasificar los seres en la jerarquia de las especies. Los animales inferiores no juegan. La tendencia a jugar en un ser vivo prueba que es capaz de elevarse, en ciertos instantes, por encima de la preocupación material de su subsistencia. Schiller dijo que en la especie humana, la aparición del juego marca el paso del estado de barbarie primitiva al estado de civilización.

Es sobretodo en la vida del niño cuando el juego tiene un lugar preponderante. Cuando juega, da libre paso a sus aptitudes y revela las disposiciones más íntimas de su alma. Él debe al juego su primer conocimiento del mundo; por el juego determina a menudo la dirección futura de sus gustos y la orientación misma de su vida. Muchos son los pedagogos que han juzgado la gran trascendencia de los juegos infantiles. Al revés que el hombre maduro, que quizá encuentra en el juego la ocasión de recrearse para la utilización de su excendente de fuerzas, el niño no descansa cuando juega; más bien podemos afirmar que se cansa jugando; no es el superávit de su actividad lo que destina a ello sino, a menudo, la totalidad de sus fuerzas: el juego es su trabajo.

La utilidad del juego en la vida infantil es indiscutible. Afirmar que el niño que juega se prepara para la vida no significa que el niño se convierta en un buen soldado porque de pequeño jugaba a las guerras, no. La preparación de la vida a través del juego no consiste en el aprendizaje directo de las funciones que deberá ejercer en el curso de su existencia, sino más bien en el ejercicio general de los órganos y de las facultades que más tarde seran necesarias para la ejecución de aquellas funciones. El niño que jugando a las guerras con sus compañeros corre y salta y da golpes i los recibe, combina un ataque con un plan de defensa. Fortifica sus músculos, ejerce su voluntad, desarrolla su espíritu de iniciativa y de decisión y sus cualidades de coraje.

El juego es por encima de todo un excelente educador de los sentidos; del tocar, de la vista, del oído. De los primeros objetos que uno pone en las manos del niño son los juguetes, y de ellos le vienen las primeras sensaciones, las que en accionar sobre un alma nueva, reaccionan vivamente dejándole huellas perdurables. Por los juegos y los juguetes el niño se inicia en el mundo de las formas, los colores y los sonidos; por ellos puede adquirir desde sus primeros pasos el sentido de la belleza.

Como demócratas que somos, no podemos permitir que esta educación quede exclusiva de los poderosos, que a menudo tampoco se ocupan de esto tan delicado y poderoso que es la infancia.

Este derecho al juego y a los juegos debe ser reconocido a todas las clases sociales que deben merecer de nuestro Ayuntamiento, nacido de la voluntad del pueblo, el celo y cuidado más exquisitos.

Ahora bien; debiéndose de construir delante de la escalera de entrada del Parque-Bosque Municipal, en los terrenos que lindan con el Paseo Nuevo, un paseo que unirá la carretera de Llers con la de Besalú a Roses, el concejal que suscribe tiene el honor de proponer al Consistorio:

Que se rectifique el proyecto aprovado, en el sentido de dejar libre la zona mencionada, en parte adquirida y en parte por adquirir por este Ayuntamiento, para que sea destinada a paseos de recreo para los niños, encargándose al señor Arquitecto municipal el oportuno proyecto.

No obstante, el Consistorio acordará lo que crea más pertinente.

Casas Consistoriales,

30 marzo de 1933.

Kheel Center



octubre 6, 2011, 7:43 am
Filed under: Delicatessen

Delicatessen

Llega el Otoño

Claudio Sourrue