Jugar i jugar castellà


marzo 23, 2011, 6:19 pm
Filed under: Propuestas Jugar i Jugar

Propuestas Jugar i Jugar

¡Un arenero en casa!

Muchos de nosotros hemos creído, durante un tiempo, que ciertas actividades de los niños y niñas necesitaban una infrastructura especial, o un entorno concreto donde darse.

En el caso de la arena y la tierra, podemos pensar que la encontraremos saliendo al campo y, en las ciudades, yendo a los parques. Pero también sabemos que los parques urbanos y las zonas infantiles tienen espacios muy reducidos para la cantidad de niños que acogen, y que los pequeños y pequeñas se ven abocados muchas veces a gestionar el territorio, las herramientas que traen y el propio juego.

Disponer de un espacio con arena en casa les puede permitir experimentar en libertad, con un tiempo y un ritmo más personales, y sin emplear la energía y el interés en defender un trozo de tierra, reclamar la pala que alguien se llevó o lamentar un hermoso pastel de arena que otro chafó accidentalmente.

Si con el movimiento siempre van a preferir subirse a un arbol que a unas barras de madera, con la arena será preferible una playa a un arenero; pero en casa, en un patio, terraza o lavadero, o en alguna zona que tenga suelo de baldosa como labavo o cocina, fabricar un pequeño arenero no es imposible.

Un contenedor de plástico o un cajón grande con tapa, puede funcionar bien. Sólo es necesario que esté colocado en un lugar estable, accesible y seguro. Podemos facilitarles palas y cubos, coladores, embudos, cucharas, conchas.

Observad a vuestros niños y niñas jugando con arena en un entorno relajado, en casa. Veréis cómo su dinámica de experimentación, la concentración y el placer, son muy distintos de los que pueden disfrutar en un parque excesivamente poblado.

Y probad también a visitar un parque…¡cuando esté vacío!



Entrada anterior
marzo 16, 2011, 5:54 pm
Filed under: Delicatessen

Delicatessen

Recolectores…de palos

Claudio Sourrue

Palos largos, palos cortos, ramas con pinchos, con brotes, con agujeros, con corteza, con musgo, con líquenes. Palos rectos, palos torcidos y palos con formas inverosímiles.

Palos de pino, de roble, de cerezo y de nogal, de castaño; cañas, bambús, ramas de todo tipo. Cuando salen al bosque, los niños y niñas recogen elementos naturales como si fuesen (o porque lo son) tesoros únicos y extraordinarios. El hecho de encontrarlos allí y tal como son, parece hacerles sentir afortunados. Son objetos de juego perfectos que les permiten dibujar y marcar sobre la tierra, hacerse banderas, lanzas y espadas, caballos, carreteras y herramientas de apoyo para todo tipo de construcciones.

Cuando los palos llegan hasta el salón de casa, podemos lijarlos para dejarlos pulidos o, los más lanzados, serrarlos según el gusto y la necesidad. A veces seran clasificados por medidas, formas o colores, y serviran para muchos de sus juegos de interior. Otras veces, aparentemente, no los usaran para nada, pero seran un elemento de compañía apreciado durante un largo tiempo.

Como ya os contamos en el apunte Recolectores de Tesoros, la satisfacción de la recogida y la concreción de las vivencias en unos cuantos objetos vinculados que se pueden llevar a casa, es un placer enorme para los niños.

Nosotros, por nuestra parte, quizá podamos variar nuestra habitual exclamación: ¿Adónde vas con tantos palos!? ¡no podemos llevarnos todo esto a casa!



marzo 8, 2011, 11:03 pm
Filed under: Propuestas Jugar i Jugar

Propuestas Jugar i Jugar

Espacios de juego

Jugar i Jugar

Hace ya algun tiempo, os hablamos del juego de calidad, uno de los principales motores de Jugar i Jugar.

Algunos factores determinantes del juego de calidad son el estado de conservación de los materiales y la forma como los organizamos. Esto tiene que ver con la dignidad y el valor que les otorgamos, con el respeto que trasmitimos a los niños y niñas y lo que sentimos por sus objetos de exploración y de juego.

Hoy queremos hablaros de cómo disponemos estos espacios de juego. Los padres y madres tenemos una responsabilidad y un reto importantes: retirar una parte de los materiales antiguos, organizar los nuevos, ubicarlos para conseguir unos espacios atractivos que inviten al juego espontáneo y creativo de los pequeños.

Claudio Sourrue

Creemos que los materiales y los espacios de juego tienen la misma importancia que los otros objetos y estancias del hogar; por eso ordenar, limpiar, decorar, es tan aplicable a nuestro dormitorio o al escritorio como a los estantes de los juguetes; a la ropa, la vajilla o los aparatos electrónicos, como al espacio en el que construyen un garaje para coches o una casa de muñecas. Sus herramientas de trabajo, de indagación y descubrimiento, son tan eficaces y útiles como nuestro ordenador portátil.

Jugar i Jugar

Queremos recordar también que los niños y niñas ocupan, utilizan y disfrutan de los espacios de juego cuando son espacios abiertos, sugerentes y adecuados a su estadio evolutivo y sus necesidades. Una propuesta para bebés, por ejemplo, podría ser así:

Anna Ortiz

Hemos reunido algunas palabras útiles para revisar nuestros espacios de juego:

Orden. Tiene que ver con la ubicación de los juguetes, ordenados en cestos, cajas o contenedores pequeños que faciliten la diferenciación. Los contenedores grandes tienden a la mezcla i a la acumulación, mientras que los pequeños permiten ver el fondo, guardar menos volumen de objetos y no mezclar los contenidos. Orden simple, accesibilidad, evitar un ambiente muy cargado, y no olvidar que el protagonismo sea del niño, no del mobiliario.

Cantidad. Muchos de nosotros tendemos al exceso de oferta de materiales y juguetes. Los niños i niñas necesitan un número relativamente reducido de propuestas que les permitan indagar por sí mismos, y los materiales de los que puedan responsabilizarse. Una cantidad desmesurada no les aporta mayor curiosidad, ni más alegría, sino una saturación de estímulos que les desmotiva y les dispersa.

Conservación. Los objetos de juego (como nuestras herramientas de trabajo) son útiles si estan bien conservados. Si están rotos, faltan piezas, estan muy sucios o con desperfectos, los podemos reparar, limpiar o restaurar, en definitiva, cuidar de su buen estado de conservación.

Jugar i Jugar

Rotación. No todos los materiales deben estar disponibles en el espacio habitual de juego. Si observamos qué preferencias e intereses tienen cada niño o niña, podemos separar y retirar temporalmente una parte. Cambiar de vez en cuando los materiales, ubicación y usos del espacio es atractivo y abre la puerta a nuevas posibilidades.

Movimiento. En los espacios interiores, tendemos a olvidar o a considerar imposible ofrecer propuestas de movimiento. El movimiento es una de las principales necesidades de su desarrollo y, siendo un poco creativos, podemos incluír facilmente alguna opción en casa: hamaca, escalera, cuerda colgada, altillo con colchones, cojines de espuma polivalentes…

Claudio Sourrue

La expressión artística. El material de expresión plástica es un básico: papel y cartón, tijeras, lápices, ceras y pinturas, pinceles, papeles especiales, cola, cajas y envases reutilizables, o retales de cartones distintos, corcho, fieltro… Los niños exploran con gran profundidad a través de las manualidades, y a menudo se equilibran con actividad artística después de ratos de movimiento y juego más dinámico. Como en el resto de materiales, es preferible poca cantidad y de calidad que mucha abundancia de material poco sólido, y evitaremos acumular lapices rotos, ceras aplastadas o plastelina muy desgastada.

Os animamos a revisar vuestros espacios de juego y a hacer, poco a poco, pequeños cambios. ¡Seguro que vuestros hijos y vosotros os vais a sorprender!

Jugar i Jugar