Jugar i jugar castellà


abril 27, 2010, 9:11 pm
Filed under: Delicatessen

Delicatessen

Sant Jordi


Para mirar. Para divertirte girando la cabeza.
Para imprimir. Para recortar. Para llenar de colores.
Para hacer un mandala especial.


Para tenerle miedo al dragón. Para salvar a la princesa.
Para salvar al dragón. Para tenerle miedo a la princesa.


Para jugar un rato. Para alegrarte el día.
¡Para desearte un feliz día de Sant Jordi!


Ilustración de Dani Violi, gentileza de Ediciones MTM

Anuncios


abril 10, 2010, 9:24 pm
Filed under: Crónicas del juego

Crónicas del Juego

Jugar i Jugar itinerante: una propuesta


Jugar i Jugar Itinerante es un taller de jornada completa, para adultos y niños, que acercamos hasta donde nos lo piden.


La mañana empieza convocando padres y madres a una charla formativa sobre materiales de juego, seguida de un tiempo para que estos adultos jueguen libremente en un ambiente preparado, y con nuestros propios materiales disponibles.
Por la tarde, el mismo espacio se ofrece a los chicos y chicas, generalmente hijos de los adultos participantes, que también son invitados a quedarse como observadores, mientras nosotras les acompañamos en el juego.


Foto de Jugar i jugar


En los espacios preparados donde se permite el juego delimitado pero no dirigido, se suele producir de forma rica y fluída la espontaneidad, la creatividad y la flexibilidad, recursos fundamentales de un aprendizaje vivencial y placentero.


Cuando jugamos de nuevo, los adultos retomamos un contacto con nosotros mismos que nos revitaliza y nos commueve. Fácilmente, entonces, podemos recrear la intensidad y la importancia del juego de nuestros hijos e hijas.

Foto de Jugar i jugar


Las experiencias de los talleres de juego con adultos son especialmente interesantes. Algunos de ellos nos comentan que “pueden revivir la actividad del juego con ilusión”, y se sorprenden de que “estar en un ambiente rico en materiales les proporciona un gran placer”. Otros reconocen que “no creían estar tan oxidados en el tema del juego” y que “no saben muy bien cómo empezar a jugar”, o “siente cierta verguenza”, mientras que también hay los que parece que nunca hayan dejado de jugar.


Vivir estas emociones en la experiencia del juego libre permite contectar con lo que sienten los hijos ante situaciones sociales como tener que adaptarse a un espacio nuevo en poco tiempo, jugar con niños que no conocen, sentir miedo al ridículo, terminar una actividad cuando el adulto decide, o compartir los juguetes y materiales. Cambiar de lugar, para estar adonde suelen estar nuestros hijos, es un experimento poderoso y transformador cuando lo hacemos con el corazón y los ojos abiertos.

Foto de Jugar i jugar


Aunque estos talleres nos exigen un gran esfuerzo físico y logístico, es una de las actividades que más disfrutamos: el retorno que obtenemos de los adultos participantes es enormemente valioso para nosotras, y la observación del juego de los pequeños, una fuente inagotable de aprendizaje.

Foto de Jugar i jugar